miércoles, 3 de noviembre de 2010

Entre la Criminalización y la Inoperancia



El Jueves 28 de Octubre, en la Torre Ejecutiva, el Ministerio del Interior, con el propio Eduardo Bonomi como único orador, realizó una conferencia de prensa donde se dieron a conocer diferentes cifras sobre la evolución de los delitos en los últimos años. El Ministro del Interior, junto al Director General de la cartera, Charles Carrera, y el Director de la Policía Nacional, Julio Guarteche, aseguraron ante la prensa que “todos” los delitos disminuyeron, con la única excepción de las rapiñas. Según este análisis presentado por el Ministro, se rompe con la línea histórica que venía siguiendo el gobierno de Tabaré Vázquez y venía sin cambios, en términos generales desde la restauración democrática. Hasta aquí nada parecía estar fuera de los carriles normales.

Eduardo Bonomi comparó las denuncias de delitos que se llevan en el 2010 con las del año 2008. Sin embargo, no se realizó la misma comparación con los datos de 2009. Según lo que dijo el propio Bonomi a la prensa al día siguiente, si se utiliza la comparación con 2009 hay un leve aumento de los delitos en el año en que estamos. Más allá de esta aparente “trampa” a la cual recurre el Ministro para enviar tranquilidad a la Ciudadanía, que de por sí sería un asunto grave a analizar se esconden aún detalles más sórdidos. Al día siguiente también, ante la prensa, Bonomi reconoce que las cifras sobre delitos presentadas este jueves no son avaladas por el Observatorio de Violencia y Criminalidad, el organismo encargado de recabar ese tipo de información. Cabe recordar que el mismo depende de la cartera que comanda Bonomi. No contento con ello, el Ministro Bonomi, dijo que se tomaron cifras globales del Observatorio pero que hubo una interpretación cualitativa que realizaron otros funcionarios del Ministerio. En ningún momento señalo qué funcionarios y con qué aval técnico lo realizaron. Agregó  que, como Ministro, tiene derecho a “interpretar” las cifras.

La situación llega a niveles tragicómicos en el momento en que el Ministro se refiere a los delitos cometidos por menores. El Ministro en ningún momento aclara de dónde obtuvo los datos referidos a los delitos realizados por menores. Su respuesta ante la pregunta fue “de institutos diversos”, sin aclarar si públicos o privados. En realidad la única institución que llegó a ser nombrada, para el caso de los menores, fue UNICEF. En realidad, no quedaron muy claros los datos presentados por Bonomi. Habló de un aumento del 81% de 2009 a 2008 y que sigue en aumento. Sin embargo, UNICEF no presenta un análisis que corrobore esos datos manejados por el Ministro. Más aún, los datos de Unicef no serían los mismos que presentó el Ministro a la prensa.

Al misma tiempo, el Partido Colorado, con su Secretario General Dr. Pedro Bordaberry, se apresta a lanzarse tras la recolección de firmas para llevar adelante una baja en la edad de inimputabilidad debido, según entienden, un aumento sostenido de la cantidad de delitos, y la violencia añadida a la misma vez, cometidos por menores de 18 años. Los colorados pretendían oficializar en breve su postura y comenzaron contactos con dirigentes blancos para lograr el apoyo de esa colectividad. No obstante, se han escuchado voces nacionalistas que no quieren cambiar la “mayoría de edad” y se juegan por otras medidas. Entre ellas, se puede pensar, en el proyecto del Diputado Lacalle Pou, por el cual se mantendrían los prontuarios de menores en caso de delitos graves.

Las medidas manejadas por ambos partidos tradicionales se dan de frente con la postura esgrimida por una serie de personalidades de izquierda. Se escucha decir que no puede “criminalizar” a menores, niños, jóvenes, adolescentes. Para defender dicha postura se aduce que el 80% del total de los delitos, en este país, lo cometen adultos y/o mayores. Sin embargo, el propio Ministro Bonomi, a título personal en su momento, había manifestado estar de acuerdo en llevar adelante soluciones del mismo tipo que las planteadas desde tiendas de la oposición.

El primer problema que se observa es que ni el Ministro, ni quienes pretenden cambios en la normativa referente a menores, ni los que no los quieren, presentan datos concretos que avalen cada una de sus posturas. Pasamos de sensaciones en sensaciones, sin bases científicas que las respalden. A tal punto llega esta situación, que no tiene razón de ser, que aquellos que se manifiestan en contra de los proyectos de la oposición, si bien basados en una proporción de 4 a 1 entre delitos cometidos por mayores contra delitos cometidos por menores, no presentan datos detallados para la consideración. Por poner un ejemplo, habría que analizar qué cantidad de los delitos son cometidos por mayores, que en su momento fueron menores infractores, y se ven, al momento de cometer el primer delito como tales, beneficiados por la normativa vigente. O aquellos casos de un mayor con ya antecedentes como mayor pero que se ve beneficiado por no tener sumadas las anotaciones como menor a su antecedente como mayor. No obstante, es bueno dejar en claro que la baja de la edad de inimputabilidad no es algo alocado ni fuera de lugar. Los conceptos de “Mayoría de Edad” y “Edad de Inimputabilidad” han variado a lo largo de la historia, aquí y en el mundo, y a veces han sido coincidentes en una edad y otras tantas no lo han sido. Como mucho, en ese sentido, habría que discutir si la baja de dicha edad límite no debería verse acompañada por la aprobación de las correspondientes habilitaciones en otros ámbitos. Simplemente, y para ser claros, por aquello de a iguales derechos, iguales obligaciones.

Más allá de todo ello, existe otra arista interesante a explorar. En la época del Presupuesto Nacional, con sus Coordinadores Regionales y reivindicaciones corporativistas a cuestas, “Ilegalización” de la Ley de Caducidad y las Marchas por Seguridad sería útil analizar otras medidas posibles. En resumen, si tomamos los 120 millones de dólares, por lo menos previstos, que se destinan a cargos de confianza en el nuevo presupuesto, qué podríamos hacer en materia de menores infractores. Gran parte del problema de los menores infractores se debe a que el INAU no cuenta con instalaciones que permitan retener a los menores conducidos al mismo. A la misma vez, no existen condiciones que permitan la rehabilitación de los mismos, ni educativos ni laborales. Ya que hablamos de inseguridad, no obstante, podemos sumar una medida tendiente a rehabilitar a los mayores primarios. Dicho caso es incluido en el entendido que una parte importante de dichos casos son menores infractores que, al pasar la mayoría de edad, se ven beneficiados por la “eliminación” de sus anotaciones de su etapa de menor. Con el dinero señalado y los casos elegidos, ahora, tratemos de buscar una propuesta que ponga sobre la mesa un nuevo debate en torno al tema seguridad.

La propuesta que tengo en mente tiene por centro el tema de la rehabilitación. Dividamos los 120 millones de dólares en dos, una para un Centro de Rehabilitación de Menores Privados de Libertad (CRMPL) y la otra para un Complejo de Rehabilitación de Primarios (CRP). Por ejemplo, se podrían destinar 45 millones de dólares para CRMPL en el quinquenio y 75 millones para el CRP. Entremos al caso del CRMPL, si 25 millones son utilizados para crear un local de 200 plazas con demás servicios necesarios se soluciona, en primera instancia, la situación de los menores más peligrosos del país. A su vez, se destinarían 20 millones de dólares, a razón de 4 millones por año en el quinquenio, para personal y materiales que posibiliten la rehabilitación de los mismos. Pasando al CRP, con 50 millones de dólares sería posible construir un complejo carcelario, en forma de chacras o similar, para alrededor de 400 primarios, que sean privados de libertad por la Justicia. A la misma vez, se destinarían 25 millones de dólares, a razón de 5 millones de dólares al año, para funcionarios y materiales que puedan colaborar para su rehabilitación, beneficiando a la sociedad toda.

Lejos de “criminalizar” o discriminar, y sin tocar el ordenamiento jurídico vigente, sería posible organizar dos institutos que permitan mejorar la situación, actual y futura, de una parte considerable de los menores infractores y mayores primarios. Simplemente se ahorra en lo accesorio y se concentran fondos en la necesidad más acuciante que aducen los uruguayos en su diario vivir. Es claro que la propuesta no es original ni ingeniosa. La pregunta que deberíamos formularnos es por qué ésta, u otras propuestas similares, no son el centro del debate en la actualidad. Simplemente propongo una idea a fin de que entre todos se encuentre una solución mejor a la situación que enfrentamos hoy. Entre la “Criminalización” y la Inoperancia deben existir un montón de propuestas a considerar. También me gustaría que señalaran sus propuestas para abordar el asunto. Simplemente, desde mi punto de vista, hay que lograr que la Ciudadanía se apropie de la agenda política rápidamente. No vaya a ser que el “mejor momento de nuestra economía” termine antes de encontrar una solución al tema.

9 comentarios:

Néstor dijo...

Sebastián, me parece muy inteligente tu comentario. Quizá con alguna pequeña precisión. Creo que para poder hacer algo como lo que decís, primero hay que quitar de manos del INAU todo el problema de la minoridad infractora. El organismo parece tener un problema gravísimo de corrupción y no parece que pueda resolverse simplemente reformando lo que hay, sino que hay que empezar de cero. Ahí sí, aplicar dinero como decís podría dar buenos resultados.

La segunda precisión es que Vamos Uruguay y el Partido Colorado no pretenden únicamente bajar la edad de imputabilidad. También pretenden en el propio plebiscito crear un instituto como el que te decía antes y conservar los antecedentes de los menores, no como ahora que se eliminan. Además, por supuesto, lo de bajar la edad de imputabilidad para delitos graves (no para todos).

Me parece que faltan también medidas para agravar considerablemente las penas de quien como adulto tenga cómplices menores de edad.

Saludos.

Anónimo dijo...

Encuentro una critica sin estadisticas e tu nota. Si bien Lacalle Pou y Bordaberry no presentan numeros, primero desconfias de los datos de Bonomi (yo tambien) pero si miras la TV y ves los delitos, y la magnitud de algunos, comprobaras que el clamor popular pide que se haga algo con los menores. De ahi que tanto la propuesta de Lacalle como la de Bordaberry estimo no necesitan de mucha estadistica para que por lo menos se haga algo. Ahora hacer los centros de reclusion que vos propones sin numeros contradice tu oposicion a esos proyectos.

Sofia Izetta dijo...

comparto las ideas, el problema es q es un país burocratizado a nivel de los propios funcionarios, no se si habrá gente capaz de llevar adelante un proyecto como este, el problema es lo q pasa con las leyes (ej la de caducidad) como dice el dicho, hecha la ley, hecha la trampa, entraríamos en el problema de la definición de que es un delito grave y que no (algo tan simple para un ciudadano común, pero no tan simple para abogados y juristas)

Anónimo dijo...

El uruguay delincuente no es solo montevideo.
En el interior la delincuencia es superior en menores que mayores.
Y no se precisan encuestas, es ser un poquito consciente de la situación.
Poniéndonos una mano en el corazón ,no solo en la delincuencia se maquillan estadísticas,hay que salvar la incapacidad de los ministerios y preservar el voto, así vamos también.Le aumentaron los sueldos a los ministros,para ahora sacarles el 15% para los pobres,razonemos,no nos comamos los moc...
.

Valentina dijo...

Me parece una muy buena idea, la única forma de mitigar la delincuencia tanto de menores como mayores es con educación, lamentablemente la gente está más ocupada en ver quién tiene la culpa, si el partido de gobierno o la oposición con sus anteriores gobiernos, y prefiere discutirlo eternamente mientras no busca soluciones realistas y duraderas. Encerrar temporalmente a los delincuentes o armarse para "combatirlos" no soluciona nada e incluso hasta llegaría a agravar la situación en el largo plazo.

Anónimo dijo...

MUY BUENO EL ANALISIS Y COMPARTO GRAN PARTE DE LO EXPRESADO EN CUANTO A QUE SE LA PASAN DE SENSACION EN SENSACION MIENTRAS NO SOLUCIONAN NI PROPONEN NADA,ME PREGUNTO ALGUIEN SE CUESTIONA PORQUE DELINQUEN LA MAYORIA DE LOS MENORES?CUIDADO NO LOS DEFIENDO PERO CREO FIRMEMENTE QUE NUESTRA JUVENTUD ESTA ENFERMA DE ADICCIONES Y NO SOLO LOS MENORES ,ESCUCHO POR RADIO A MADRES DESESPERADAS PIDIENDO AYUDA PARA SUS HIJOS ADICTOS ,LLEGAN A DENUNCIARLOS PARA VER SI UN JUEZ LOS INTERNA CON LA ESPARANZA DE QUE DEJEN DE CONSUMIR Y POR AÑADIDURA DE DELINQUIR,DEBERIAN EMPEZAR POR UN PLAN DE EMERGENCIA DE INTERNACION COMPULSIVA,HOY ES VOLUNTARIA PERO COMO YO LO VEO EL ADICTO ES COMO EL ENFERMO PSIQUIATRICO ,NO RAZONA LO QUE LE PASA ESTA TAN INMERSO EN SU CONDUCTA DE SOBREVIVENCIA DEL VICIO QUE AUNQUE LO ESTA MATANDO MUCHAS VECES RECHAZA Y AGREDE AUN A SU PROPIA FAMILIA,ES LO QUE PIENSO CREO QUE HAY QUE ATACAR URGENTE LA RAIZ DEL PROBLEMA Y CIERTAMANTE PIENSO QUE MUCHOS DELITOS SON EL EFECTO DEL DESINTERES DEL GOBIERNO EN CUANTO A ESTE TEMA ,BASTA DE ESTADISTICAS Y DE ESTUDIOS INTERNACIONALES DEBEN PONERSE A ESCUCHAR A LA SOCIEDAD Y ACTUAR.

Anónimo dijo...

Nos vendieron espejitos de colores, hay que felicitar a Paternain (aunque no es santo de mi devoción) por su decisión y su capacidad técnica, a ver a quién ponen en su lugar, no creo que exista alguien de confianza política a su altura y con el conocimiento que tiene Paternain de la Institución. El problema es que el Ministro y la plana mayor del M.I, no confia en nadie y menos en los profesionales, para ellos los dueños del saber son los políticos y si son del mpp mejor, no existe una política institucional seria, solo politiquerio barato.-

Anónimo dijo...

Creo que a la propuesta de hacer cárceles que sean centros de recuparación yá es lo que se necesita. Ahora en paralelo, hay que hacer a los padres de esos menores responsables legales. Pues estos chorros son hijos de alguien, y eses alguien es quién lo crió torcido.
Si se estudiara el comprotamiento de el chorro cuando acudía a la escuela (si es que acudìa), veremos que pasó de escuela en escuela por mala conducta. Para esos tipos de alumnos también tendría que haber un centro especializado, y con alguna medida para los padres, como por ejemplo que deben asistir junto con el hijo a ese centro y reformar a ambos, al niño y a los padres.
Acá es un viva la pepa, si el padre lo manda a juntar basura adentro de un contenedor, está bien pues la culpable es la sociedad. ¿yo integro la sociedad y que culpa tengo yo de que alguien no preparado tenga 20 hijos como perros? Mi culpa es si votara a quienes por esa situación culpan a la "sociedad", que es la mejor forma de que todo siga igual y nada cambie.
No señores, el problema delictivo nace en la familia, y el gran problema es que se fomenta al pichaje a tener hijos sin resposabilidad alguna, y lso que trabajamos (que si tenemos responsabilidad de consciencia) no nos da para tener más de 2. Te quiero ver ne 10 años, como la pobreza crece sólo por el hecho que tiene 10 y a los 10 años ya se reproducen y los que bancamos todo, tenemos 2 y se reproducen a los 30 años con suerte.
Vamos directo a la africanización del Uruguay, lo digo por la pobreza campeante y muertes por hambrunas, no por razismo.
Saludos;
joao72 de Montevideo.comm

Anónimo dijo...

Profe, coincido con usted en la realización de un complejo carcelario productivo. El trabajo siempre dignifica y nos sobra pradera...

Saludos

Publicar un comentario